«Mientras permanezca trabajando, además de esforzar los órganos que trabajan, el obrero ha de aportar esa voluntad consciente del fin a que llamamos atención, atención que deberá ser tanto más reconcentrada cuanto menos atractivo sea el trabajo, por su carácter o por su ejecución, para quien lo realiza, es decir, cuanto menos disfrute de él el obrero como de un juego de sus fuerzas físicas y espirituales.»
(Capítulo V – El Capital)

 

Hace ciento cincuenta años el mundo veía cómo, desde las entrañas del continente europeo, se le asestaba uno de los golpes más efectivos a la ya consolidada sociedad capitalista, ese golpe del que jamás se repondrá fue un libro, publicado hace 150 años, llamado El Capital. Sino el único, por lo menos el primero que develaba con toda nitidez el funcionamiento real de una sociedad regida por el modo de producción capitalista, radiografiando su lógica interna, su inevitable proceso de explotación cada vez más creciente y despiadado sobre la naturaleza y el ser humano, todo ello para lograr una finalidad intocable: la acumulación ilimitada de riqueza.

El CEEZ homenajeará este año, tanto a dicho libro como a su creador, Karl Marx, referente conceptual de Estanislao Zuleta y de nuestro Centro de Estudios. Pero no es la conmemoración de la fecha como un acto protocolario para estar en sintonía con aniversarios históricos, pues como lo podrán evidenciar quienes nos acompañen el próximo 21 de junio, tanto Carlos Mario González como Daniela Cardona y Juan David Gómez, hablarán y expondrán en su conversación lo que es el fruto de la formación intelectual que en el seno de nuestra organización emprendemos, abordando en esta ocasión uno de los asuntos cruciales en El Capital de Marx: el problema del trabajo en el sistema capitalista, y cómo dicho sistema mediante el trabajo explota a los trabajadores asalariados -esos que la única propiedad que tienen es su fuerza de trabajo- y les expropia cotidianamente los sentidos que les permitirían expandir su existencia más allá del automatismo al que se someten en el diario vivir.

En tal conversación no haremos más que exponer el homenaje que le hacemos cada ocho días a un texto como El Capital cuando en los seminarios del CEEZ lo volvemos objeto de estudio y reflexión sistemática, y no de simples evocaciones simpáticas.

Vea el video de la conferencia haciendo click aquí: